Cibercultura

La e-Polis, la soft-inteligencia por m2

Carmen Santana
18 septiembre, 2014
Página 4 de 5

El vector TIEMPO en la arquitectura

La profunda transformación de la sociedad, genera nuevos hábitos y necesidades emergentes que se traducen por nuevas tipologías e usos innovadores que podrían permitir esta porosidad del espacio público privado hacia el espacio público.

Por un lado, las  tipologías  del espacio doméstico, con los nuevos modelos familiares de unidades recompuestas, donde puede convivir la pareja recompuesta con algún hijo en común, más el que tengan en custodia uno de ellos a pleno tiempo. Regularmente cada quince días esta misma familia recibe a los otros hijos y pueden pasar de ser cuatro al cuotidiano a ser seis, en los mismos metros cuadrados.

O por ejemplo los hijos mayores que siguen viviendo en casa de los padres al no tener el poder adquisitivo suficiente para alquilar un piso e independizarse, o al ser estudiantes y los padres no tener el poder adquisitivo para independizarlos.

¿No tendríamos que pensar en una arquitectura que conlleve mecanismos operativos con metros cuadrados inteligentes (m2 / inteligentes), como código genético, capaz de adaptarse a las necesidades variables en el tiempo de vida de una familia, de un individuo? Se podrían crear además,  espacios colectivos, para el teletrabajo o el telestudio, u bien espacios para jugar aprendiendo en el seno de esas colectividades. Sencillamente un espacio abierto a todos los residentes, gestionado por la propia comunidad, que fomenten el uso compartido y generen urbanidad.

Paralelamente la esperanza de vida media de la población mundial, avanza cada década. A modo de ejemplo, en Francia en el 2020, el 10% de la población tendrá más de 75 años. ¿No deberíamos volver a acordarle un valor esencial al intercambio de información y relación generacional? La socióloga y etnóloga, Martine Sagalem, habla del “nuevo espíritu de familia”, que dentro de poco reunirá a cinco generaciones, en vista del numero creciente de centenarios!

Podríamos pensar en modelos de comunidades transgeneracionales, con clara vocación de espacios comunitarios familiares privados compartidos y transformables en el tiempo. Por ejemplo, imaginemos una tipología de un piso de dos habitaciones, un espacio intersticial y un piso de una habitación.

Esta unidad familiar totalmente independiente, una de otra, pero con un espacio de uso compartido en medio, podría dar pié a una comunidad donde vivirían tres generaciones de una misma familia. Los abuelos y la  pareja con los nietos. Podría no ser obviamente una comunidad exclusivamente para familias, pero pensada en una población susceptible de compartir e intercambiar “servicios” unos con otros. Acompañar a un anciano a una visita medica contra horas de canguro, efectuar compras contra una comida, etc.

En todo caso, dar cabida a los intereses comunes de los ciudadanos, dándoles las posibilidades y facilidades reales, de establecer lazos estructurales de solidaridad y de afección, fundados en intereses comunes más que en jerarquías u obligaciones generacionales. Lo que es cierto para una familia, puede y debe serlo a nivel de toda una sociedad, habitantes de un mismo edificio, de un mismo barrio. Ciertos especialistas, estiman que el intercambio entre generaciones, es un factor de equilibro social.

Le Petit Prince- Antoine de Saint-Exupéry

Le Petit Prince- Antoine de Saint-Exupéry

Por otro lado, en los edificios de oficina, con  los emprendedores y las empresas basadas en modelos de gestión horizontal (y ya no piramidal) de la nueva economía, surgen novedosas maneras de trabajar y de relacionarse, donde  el concepto de domesticidad está estrechamente vinculado al espacio de trabajo, y recoge, tanto la  esfera de la vida privada, como la esfera de la vida pública, en un entorno de oportunidades relacionado con las nuevas tecnologías. Edificios “sensatos”, basados en un cambio de actitud de responsabilidad ecológica de los usuarios, donde la ventilación natural cruzada supla a la climatización, donde la luz natural llega a todos los puestos de trabajo, y donde los espacios de encuentro fortuito de intercambio de información, el espacio del roce, aportan inteligencia por m2 hasta en los recónditos espacios de distribución vertical de dichos edificios. Espacios de creación y de ocio integrados en el código genético del edificio, que mantiene a la vez, una estrecha relación con la cota cero de la calle, animando y fomentando las relaciones con los comercios y servicios de proximidad del barrio donde se implantan. Un ejemplo en nuestra ciudad de Barcelona, es el espacio transdisciplinar @kubik, situado en le barrio de Gracia, en el cual residen 33 empresas  pequeñas y muy pequeñas, que generan sinergias tanto a nivel a nivel empresarial como  a nivel personal, actuando como un contenedor dinamizador urbano a escala de barrio y de ciudad.

Nuevas tipologías absolutamente innovadoras en los equipamientos de ciudad, con la aparición de contenedores culturales del manejo de la información, transgeneracionales, llamados Citylab, Telecentros vecinales, u otros, donde se trata de educar y familiarizar a los ciudadanos, al uso de las nuevas tecnologías. Otros, como los Tecnocampus, se centran en la educación a partir de la red y promueven las empresas emergentes de la nueva economía.

Nuevas tipologías emergentes en el tejido comercial de pie de calle y las infraestructuras de apoyo logísticas que se derivan. Si casi todos los bienes consumibles los podemos adquirir desde la red, el tejido de pie de calle esta llamado a poseer un valor añadido de “experimentación sensorial”, más allá del simple hecho de consumir. Nuevas sensaciones, nuevos entornos, nuevas maneras de experimentar, de sentir, de sentirse…

Edificio de viviendas transgeneracional - Archikubik

Edificio de viviendas transgeneracional – Archikubik

Edificio viviendas para estudiantes - Archikubik

Edificio viviendas para estudiantes – Archikubik

En fin, novedosas maneras de gestionar y optimizar los flujos de la ciudad y del territorio, liberando el espacio publico de la carga histórica de las diversas  infraestructuras. Actuaciones como las del Distrito 22@bcn, en Barcelona, aportan herramientas interesantes de gestión de las infraestructuras de flujos y desde la sección de la calle se procede a hacer ciudad. Liberación de la cota cero de cualquier elemento que haga de barrera arquitectónica (contadores, contener de basura, etc.), reagrupando en un solo elemento la señalítica, el alumbrado y los semáforos. La innovación urbana consiste en pensar el territorio desde la “sección”, es decir, organizar lo que pasa encima de la cota cero, en relación directa con el subsuelo, y con una gestión global de las infraestructuras estructurales, basadas en una red troncal madre, situada en una galería técnica que cuadrilla el conjunto del territorio y distribuye los diferentes flujos a las manzanas urbanas. Una planta de depuración de aguas, que incorpora una estación de secado de barros, se utiliza para enfriar los tubos de la climatización centralizada, recogida neumática de las basuras, una central eléctrica de ciclo combinado y una estación de producción de energía renovable, constituyen el conjunto de las infraestructuras de este nuevo barrio. Con el fin que algunas de entre ellas no representen un elemento de ruptura en el tejido urbano, se han integrado en la topografía y han sido reconducidas como espacio público, como el Parque de la Pau, por ejemplo, que alberga bajo el, buena parte de la planta de incineración de basuras.

Obviamente estas actuaciones de gestión global de las infraestructuras son más fáciles de  proyectar en los nuevos barrios, pero si hubiera una voluntad política del conjunto de los políticos, con vistas a un verdadero desarrollo urbano sostenible a largo plazo, y no solo con vistas a la duración de un mandato político, se podría intentar también incorporar esta visión, desde el concepto de acupuntura urbana, edificio por edificio en tejidos consolidados, permitiendo poner los cimientos de una urbe realmente pensada desde los flujos inteligentemente y racionalmente estudiados. Con eco-lógica! Reciclando también la ciudad.

Distrito 22@barcelona: gestión de los residuos / galería técnica / Parque de la Pau

Distrito 22@barcelona: gestión de los residuos / galería técnica / Parque de la Pau

print

Páginas: 1 2 3 4 5