Cibercultura

La e-Polis, la soft-inteligencia por m2

Carmen Santana
18 septiembre, 2014
Página 3 de 5

Espacio Publico “revisitado” como fundamento de la e-Polis

En este contexto histórico urbano, parece urgente, potenciar el capital humano, frente a las “n” dimensiones de la sociedad hipertexto, de la hiperciudad. Frente a las incertidumbres, frente a la máquina, frente a la mundialización, la incorporación de parámetros emocionales y de domesticidad, aparecen como absolutamente vitales y necesarios al individuo, a los ciudadanos, para favorecer la apropiación y el respeto de los espacios colectivos de intercambio presenciales, de persona a persona.

En la era de la metropolisación, el reto consistirá en reinventar los espacios públicos, que en la tradición europea, siempre han sido los fundamentos de la ciudad. La globalización y la métapolisation se nutren de las tecnologías de la comunicación y del transporte, estimulando su desarrollo. Pero contrariamente a lo que se esperó o al miedo que tuvimos a que pasara, esa tecnología no repone en cuestión la concentración metropolitana, ni remplaza las ciudades por ciudades virtuales.

El uso de las TIC´s  en particular, no sustituirá a término al transporte. El cara a cara, los encuentros presenciales, siguen siendo los medios de comunicación privilegiados. La accesibilidad física, la posibilidad de encuentro, son más que nunca la materia prima de lo urbano.

Cabría re-cuestionar, sin embrago, el papel del espacio público tradicional de nuestras ciudades y el de la periferia,  más allá de los interrogantes habituales acerca de la tematización de los espacios públicos o sobre su naturaleza  de espacios “neutros”, interrogarnos si el espacio público histórico, es una herramienta suficiente para educar y para transmitir  urbanidad al conjunto de los ciudadanos de la sociedad de la información.

Probablemente, en la ciudad hipertexto, la e-Polis, serán necesarios otros enfoques de lo comunitario y de lo social. Una pista interesante es la del trabajo de los espacios de aprendizaje del bien común, en las diferentes comunidades de vecinos. Espacios para aprender, para jugar, para estudiar o trabajar, en definitiva, espacios para compartir y para aprender unos de otros, ya sean interiores u exteriores. Esta tipología espacial, adquiriría especial relevancia si se adecuara al conjunto de los usos de los edificios de la ciudad y que de alguna manera, esos edificios conectaran con el espacio publico de la cota cero, de manera a generar una multiplicidad de espacio público, con sutiles matices y con grados de permeabilidad más o menos abiertos en función de los diferentes programas. En todo caso, un nuevo tipo de tipología espacial urbana, convirtiendo las edificaciones en edificios relacionales, capaces de ser dinamizadores de un nuevo orden de espacio público. Espacio publico privado (epp).

Edificio relacional, biblioteca de Navarra, concurso - Archikubik

Edificio relacional, biblioteca de Navarra, concurso – Archikubik

La formación de eco-ciudadanos responsables y solidarios, pasa no solamente por implementar políticas educacionales gubernamentales, sino también, por la recuperación del papel político-social de la arquitectura. Debemos ser capaces los arquitectos urbanistas de fomentar en nuestros proyectos estos espacios para el encuentro y la convivencia de las diferentes comunidades y fomentar el sentimiento de pertenencia. Tendríamos que ser capaces de proyectar edificios relacionales, con capacidad para dialogar con el espacio público tradicional y complementarlo. Del espacio público (ep) al espacio público privado (epp) y viceversa, generando nuevas oportunidades y novedosos retos al concepto de espacio público.

¿Y en la línea de esta reflexión, porqué no podríamos desde ya, reciclar los edificios públicos y equipamientos escolares, fuera de los horarios  establecidos, para ser puestos a disposición del gran público como espacio urbano abierto 365/7/24?

¿Paralelamente, que pertinencia tiene, el transfer directo que hacemos del  espacio publico “histórico” de los centros urbanos densificados, hacia el espacio publico de la periferia, que copiamos, en zonas de urbanismo extensivo? ¿Para que puede servir un parque en medio de la naturaleza, si además todas las “casitas” tienen un jardín y están rodeadas de naturaleza? Tendríamos que revisar, los conceptos mismos en los cuales se basa ese tipo de urbanismo disperso, es decir, entender que se trata de un uso especifico esencialmente de tipologías de vivienda unifamiliar, reductor del territorio conquistado, en una ciudad dormitorio, e intentar generar un espacio publico pertinente a ese tipo de modo de vida donde el vector movilidad, ya sea movilidad privada o publica, son el elemento de conexión de estos ciudadanos periféricos. ¿No tendríamos que repensar el concepto de transporte colectivo y llevarlo más allá como elemento dinamizador de intercambio social? ¿No podrían ser los intermodales de conexión viarias, nuevos elementos generadores de espacio publico? ¿Las gasolineras y los pequeños supermercados situados en ellas no tendrían que atender a este uso de conector? ¿Cómo introducir complejidad en esos territorios? Quizás son algunas pistas de reflexión para  re-pensar desde ahí, el espacio público de la ciudad dispersa.

Es interesante pensar, que se presenta hoy, una oportunidad sin precedentes, para que el espacio público, sea el imaginario de la cohesión social, cuestionándolo y reinterpretándolo.

Flevo Square, 24 hours warm space - Alicia Framis + Archikubik

Flevo Square, 24 hours warm space – Alicia Framis + Archikubik

Terminal marítimo Yokohama, Japón - Foreign Office Architects

Terminal marítimo Yokohama, Japón – Foreign Office Architects

print

Páginas: 1 2 3 4 5